Si las empresas españolas quieren continuar haciendo negocios con Francia, tendrán que contar y, sobre todo, demostrar que cumplen con ciertos estándares de complianceLeer