Los tribunales han puesto coto a los pactos de no concurrencia postcontractuales tan habituales en puestos ejecutivos, a los que no se puede imponer un plazo superior a dos años de duración. Leer