El Juzgado 101 bis de Madrid ha dictado sentencia favorable a una pareja que reclamaba la nulidad de la cláusula suelo sobre dos préstamos hipotecarios que les concedió Banco Popular para la adquisición de un estudio y de su vivienda donde se ubicaba la sede fiscal de su empresa.