El Juzgado de lo Social número 33 de Madrid ha dictado sentencia hoy reconociendo que un repartidor de Glovo es un falso autónomo y tiene relación laboral con esta empresa.Los servicios jurídicos de UGT, representados por Bernardo García, abogado de la Federación Servicios para la Movilidad y el Consumo (FeSMC-UGT), instaron la demanda de un repartidor que había sido despedido por participar en una huelga espontánea realizada en septiembre de 2018 por parte de los repartidores y repartidoras de Glovo para reivindicar mejoras en sus condiciones de trabajo.