El Banco de España ha decidido tomar cartas en el asunto de las llamadas ‘tarjetas revolving’. En su página web para clientes bancarios advierte que “si la cuota elegida no cubre los intereses generados, la devolución puede demorarse ocasionando que la deuda crezca de tal manera que no pueda ser satisfecha con esta forma de pago”.