PARÍS (Reuters) – Las llamas consumieron rápidamente el lunes la catedral de Notre Dame, un enorme incendio que provocó una pérdida incalculable para París y para Francia.