Gobiernos de todo el mundo compiten en políticas cada vez más agresivas a nivel impositivo. Su objetivo no es otro que atraer capitales y directivos internacionales para mejorar su propia competitividad. Leer